Timmy Yu, un pequeño de siete años, tiene una esperanza desde que tiene uso de razón: que Dios oiga su oración y le haga volver a caminar. Aunque muchos pensaban que el rezo de Timmy nunca sería respondido, su sueño se hizo realidad el pasado Lunes, cuando Dios, personalmente, respondió a la oración del niño en silla de ruedas con un rotundo no.

“Sabía que si rezaba fuerte, Dios me escucharía”, dijo el feliz Timmy, rodeado de animales de peluche enviados por cristianos de buen corazón de todo el mundo, sentado en la silla de ruedas en la que estará confinado el resto de su vida. “Y ahora mi oración ha sido respondida. No he estado tan feliz desde antes del accidente, cuando podía andar y jugar con los otros niños como un chico normal.”

La respuesta de Dios vino aproximadamente a las 10 de la mañana del lunes, tras una particularmente ferviente sesión de oración de domingo por parte del pequeño Timmy. Los testigos dijeron que Dios dio su milagrosa respuesta en la forma de una enorme columna de nubes, de la que salieron grandes rayos de Luz Divina y la música de las Huestes Celestiales. El milagroso evento tomó lugar en el Ala de Cuidados Infantiles del Hospital de San Lucas, a donde Timmy va tres veces por semana a una dolorosa intervención necesaria para extraerle el exceso de fluido de su dañada médula espinal.

Ángela Schlosser, una enfermera que fue testigo de la Manifestación Divina: “Una voz increíble y retumbante le dijo a Timmy: ‘Soy el Señor, tu Dios, que creó ríos y montañas, cielo y tierra, el sol y la luna y las estrellas. Ante Mí se sienta Mi hijo amado, cuya fe es como la semilla de mostaza de donde crecen cosas poderosas y grandes. Mi hijo, Timmy Yu, así te digo: he escuchado tus plegarias, y ahora las responderé. No. No puedes salir de la silla de ruedas. Ni ahora, ni nunca.”

Paralizado en 1996 en un accidente de automóvil que también le costó la vida a sus dos padres, Timmy ha servido como un brillante ejemplo al resto de feligreses de la Iglesia de Dios en el Cielo, inspirando a otros con su devoción simple y sincera. Ahora que Timmy ha recibido una respuesta, los cristianos de todo el mundo están celebrando su historia como un testamento conmovedor del poder de la fe.

“El Señor ha respondido al rezo de un pequeño que quería saber si podría andar otra vez, y la respuesta fue no,” dijo el reverendo H. Newman Gunther de la Escuela de Divinidad de San Francisco. “Durante años, este niño ha estado plagado por la duda de si podría andar o no de nuevo, y ahora Dios, en su sabiduría y misericordia, ha decidido eliminar cualquier tipo de duda. El pequeño Timmy puede descansar, asegurado por la inmutable verdad que el Señor ha puesto sobre él. Ahora y para el resto de los tiempos, sabe finalmente que nunca escapará de la cruel prisión de su silla de hierro, porque Dios lo ha querido así. ¡Oremos al Señor!”

Al ser preguntado, Dios dijo: “La simple oración de este niño de buen corazón me conmovió. Nunca he visto tal fe. Su creyente alma, tan llena de inocente devoción hacia Mi, ha ofrecido setenta veces siete oraciones preguntando “¿Dios? ¿Puedo por favor andar de nuevo?” Era justo y necesario que Yo, en Mi infinita sabiduría, compartiera con él la Verdad Verdadera a su pregunta tantas veces repetida.

“Hágase Mi voluntad.”

Los testigos dicen que Timmy le suplicó a Dios durante varios minutos para que éste cambiara de parecer y le sanara sus vértebras destrozadas, pero el Señor se mantuvo firme.

“Dios sugirió que Timmy considerara rezar a otros de los agentes intermediarios del poder Divino, como Jesús, María, o incluso un santo de los gordos”, dijo William Luttrell, médico personal de Timmy, “El Señor le dijo que estaba la cosa difícil, pero que quizás podría tener mejor suerte con alguno de ellos”.

A pesar de toda la atención recibida, Timmy permanece humilde ante la notoriedad conseguida al ser el único ser humano en la historia que ha recibido una respuesta a su oración por el mismo Dios.

“Sé que Dios me ama, porque lo dice en la Biblia,” dijo Timmy, “así que ahora estoy increíblemente contento de que Dios se tomara el tiempo para contestar a mi oración. Si encima pudiera andar, sería el día más feliz de mi vida.”

7 Comentarios

  1. ¿Quien? ¿Dios? Ja, ja, …se te nota, J_immy, que no has pagado las tasas. ¡Como!, ¿que nadie te ha dicho que los milagros cuestan dinero? ¡Vaya por dios!, … joder, estos intermediarios de la Iglesia siempre olvidándose de los datos del contrato…
    Pues nado chico, que esto funciona como la sanidad privatizada: pagas por un servicio y luego te lo denegamos porque es caro y no has pagado lo suficiente. Recomendación: deja el piso de tus padres a la Iglesia Católica. 😛

  2. Que sin sentido más grande, qué pena me da que la gente apoye este tipo de parafernalias.
    Supongamos que es verdad, dónde está la misericordia de dios de la que hablan?
    Eres todo poderoso lo puedes hacer todo, y vas y le dices a alguien que no lo vas a curar en su cara, venga hombre. Si ese es el dios que tenemos yo prefiero ignorarlo

Deja un comentario