Rezando en el muro

0
666
Traducción de un original de Anónimo en Dribble Glass

Estando en Jerusalén, un periodista oyó hablar de un judío muy anciano que iba a rezar al Muro de las Lamentaciones dos veces al día, de forma diaria, durante mucho, mucho tiempo. Así que el reportero decidió ir a cubrir la noticia. Cuando llegó al Muro, allí estaba el anciano, caminando lenta y trabajosamente hacia el santo lugar. Le vio orar, y cuarenta y cinco minutos después, cuando el anciano se giró para marcharse, apoyándose en su bastón, se acercó para entrevistarle.

“Soy periodista, y me gustaría preguntarle durante cuánto tiempo ha estado viniendo a rezar al Muro”. El hombre le respondió “Sesenta años, hijo mío”. “Dios… ¿Sesenta años? ¡Eso es increíble! ¿Qué pide en sus oraciones, caballero?” “Ah, muchacho… rezo para que haya paz entre cristianos, judíos y musulmanes. Oro para que el odio se acabe, suplico para que nuestros hijos crezcan seguros y como amigos…” “Vaya, ¿y cómo se siente tras haber rezado estos sesenta años?”, preguntó el periodista, a lo que el anciano le respondió “¿La verdad? Como si le estuviera hablando a una puta pared.”

No hay comentarios

Deja un comentario