El internet de las cosas de otro

0
537
Traducción de un original de Jon Evans en Techcrunch

¡El Internet de las cosas se acerca!, ¡regocijaos!… más o menos. Abrirá nuestros ojos colectivos a petabytes de datos en tiempo real, los cuales convertiremos en nuevas intuiciones y eficiencias. Sin duda alguna, salvará vidas. Ah, sí: también redefinirá el sentido de la propiedad tal y como lo conocemos. Ya no poseerás muchos de esos artículos caros y sofisticados que tengas. Puedes pensar que los posees. Pero estarás equivocado.

Dicen que “la posesión es el noventa por ciento de la ley”, pero incluso si legal y físicamente posees una Cosa Inteligente, no la controlarás. La propiedad se convertirá en un taburete de tres patas: el que físicamente posee el objeto, el que lo posee legalmente, y el que tiene el poder definitivo para controlarlo. En definitiva, quien tiene root.

Esta situación no es hipotética. Tu teléfono tiene tres ordenadores diferentes dentro (el procesador, el procesador de banda, y la tarjeta SIM) y es prácticamente seguro que no tengas root en ninguno de ellos, motivo por el cual algunas [personas hablan de los móviles] como “dispositivos de rastreo capaces de hacer llamadas”. El New York Times publicó un artículo hace poco acerca de coches que no arrancaban porque el dueño pagaba los plazos con retraso. (Y como CityLab señala: “Perder el medio de transporte puede significar perderlo todo.”). Ten en cuenta también el descubrimiento reciente de que los routers Belkin aparentemente tienen que conectarse a los servidores de Belkin antes de que se conecten al resto de Internet.

Como dicen en The Atlantic

Cuanto más inteligentes sean las cosas que tienes, más posibilidades hay de que esas cosas sean reclutadas en planes que nunca habrías imaginado y que podrían no gustarte.

El tema principal aquí es que el Internet de las Cosas no tendrá un set estándar de APIs abiertas para los consumidores. (Bueno, existe el ThingSpeak, pero no está precisamente bien soportado). No puedes hacer que tu Tesla vuelque todos sus datos en el servidor que tú quieras. Aunque Nest tiene una API pública, mantienen control de entrada sobre ella. (Puedes pensar, “¡por supuesto!”, pero imagina que te dicen que no puedes usar Safari para acceder a los servicios de Google sin que Apple te de su consentimiento y aprobación explícitos.) Cuando compras una Cosa Inteligente, te quedas encerrado su ecosistema de software, el cual está controlado por su fabricante, te guste o no.

A los tecnoutópicos les gusta argumentar que los sistemas abiertos siempre ganan, pero no es verdad tal y como ha mostrado la era móvil. Android es más abierto que iOS, pero a fin de cuentas, ambos son jardines cerrados.

El término “Internet de las cosas” nos lleva a la complacencia. ¿Y si lo llamamos como quieren las corporaciones que sea, es decir, “La tienda Apple de las cosas”Scott Jenson en Twitter

Entonces, ¿estamos condenados a un futuro de Cosas Inteligentes quintacolumnistas que no poseemos de verdad, que hablan a escondidas de nosotros con una matriz de Pilas?

Quizás. Pero no es seguro.

Por un lado, sospecho que llegará un punto, tras la primera ola del Internet de las Cosas, las APIs abiertas y el acceso root será un gancho de venta importante. O habrá clientes suficientes que quieran esas características (en especial los clientes empresariales), o el hardware inteligente se convertirá en un producto básico de forma que haya startups vendiendo Cosas Inteligentes “reenchufables”, las cuales los usuarios puedan administrar y configurar para que se comuniquen con lo(s) servidor(es) de su elección.

Aun más interesante desde mi punto de vista, sin embargo, es la posibilidad de una Internet de las Cosas descentralizada; cosas inteligentes que no se comuniquen con ningún servidor central, sino con una red de pares, quizás basada en una cadena de bloques. Por ejemplo, piensa cómo se está utilizando FireChat en las protestas de HongKong, de forma que los manifestantes puedan comunicar aun y cuando las autoridades controlen las redes de comunicaciones. No siempre necesitas un servidor central, especialmente si tienes un sistema distribuido de consenso (como una cadena de bloques) para almacenamiento de datos permanente y coordinación algorítmica.

Reconozco que es una noción muy vaporware, pero creo que es una noción vaporware muy importante. Similarmente, al estilo Overstock y Reddit

Todos los productos se están haciendo inteligentes. ¿Por qué no unir todos esos productos a una cadena de bloques corporativa que le transfiera la propiedad a los clientes?John Robb en Twitter

Como alguien que a menudo argumenta que el capitalismo necesita evolucionar, ya que la tecnología rehace nuestras sociedades y economías, no estoy opuesto a una redefinición sutil de “propiedad”. Pero tampoco quiero que signifique “transferir el control de facto sobre todas las cosas interesantes que poseo a corporaciones lejanas. Traednos un Internet de las Cosas abierto y descentralizado. Las Pilas ya controlan lo suficiente.

No hay comentarios

Deja un comentario