Él te ama

3
934
Traducción de un original de George Carlin en Napalm & Silly Putty

La religión ha conseguido convencer a la gente de que hay un hombre invisible que vive en el cielo y que vigila todo lo que haces, cada minuto de cada día. Y el hombre invisible tiene una lista especial de diez cosas que no quiere que hagas. Y si haces cualquiera de esas diez cosas, tiene un lugar especial, lleno de fuego y humo y ardor y tortura y angustia, ¡donde te enviará a vivir y sufrir y arder y asfixiarte y gritar y llorar para siempre hasta el final de los tiempos!

Pero Él te ama. ¡Él te ama, y necesita dinero! ¡Él siempre necesita dinero! ¡Él es omnipotente, perfecto, omnisciente y omnisapiente, pero no sabe administrarse el dinero!

3 Comentarios

  1. Tendré que hablar.

    Empecemos por lo primero y sabiendo que es un artículo traducido, pero al publicarlo en tu web, también entiendo que lo suscribes palabra por palabra.

    Intentaré hacer esto de la forma más racional posible, dejando de un lado el hecho de ser católico. Que, aunque hables de religión en ese artículo, sólo hablas de una en concreto.

    Esa lista de “diez cosas que no quiere que hagas” no es cierta, para empezar, tres de los diez mandamientos son positivos: el primero “Amarás a Dios sobre todas las cosas”, el tercero “Santificarás las fiestas” y el cuarto “Honrarás a tu padre y a tu madre”.

    Bien, de los 7 restantes, tomaremos el quinto “No matarás”, el séptimo “No robarás”, el octavo “No dirás falso testimonio ni mentirás” y el décimo “No desearás los bienes ajenos”. Estos cuatro mandamientos a los que se podría añadir el sexto “No cometerás actos impuros” y el noveno “No consentirás pensamientos o deseos impuros” que forman parte del respeto hacia la dignidad humana, no una cuestión de religión, son valores “objetivamente buenos”: matar, robar, mentir… Todas estas cosas la sociedad las reconoce universalmente como malas.

    Bien, creo que así he dejado al menos un poco menos confuso que no son 10 imperativos negativos especiales, sino, como mucho, dos.

    Y ahora hablemos de lo segundo. No es Dios el que necesita el dinero, sino la Iglesia. La Iglesia, nos guste o no, es una institución humana, quiero decir, para los católicos es de Dios, pero es un instrumento terreno, formada por hombres y mantenida y sostenida por ellos mismos. ¿Necesita siempre dinero? A mí en concreto nadie me ha ido diciendo ni cuánto dinero tengo que dar, ni cuando, ni cómo. Sí, necesita dinero, como toda institución para mantener su funcionamiento, pagar al clero, llevar a cabo apostolados, atender a los más necesitados…

    Pues oiga, sí, necesita dinero para hacer el bien, aunque luego, como dices, se pueda haber gestionado de una forma incorrecta.

    • Traduzco un trozo de un monólogo del gran George Carlin para salir del paso, y comentario casi inmediato. Me tiro diez horas para un artículo de seis mil palabras, y no comenta ni dios.

      El caso: como siempre, atacamos a la religión católica porque es lo que conocemos, lo que hemos mamado y con lo que nos han criado. Yo no estoy de acuerdo con la Iglesia como religión organizada, porque ha hecho y sigue haciendo mucho daño – entiendo que haya gente que crea, pero la cantidad de mierda que hacen tragar a todo el mundo es demasiada para mi gusto.

      Hablando de religión, siempre digo lo mismo: la religión es como una polla. Es genial tener una, es alucinante el hacer uso de ella… pero por favor, no alardees en público. Y POR FAVOR, NO SE LA METAS A MI HIJO A LA FUERZA.

      En breve, y sólo para hacerte una respuesta por tercera persona, te traduciré el monólogo de Carlin sobre los diez mandamientos. Porque a ese hombre se le daban mucho mejor las palabras que a mí.

  2. Bueno, Rau, ser Blogger es lo que tiene, unas veces te tiras horas investigando sobre un tema, escribiendo (traduciendo o no), pensando cómo contar las cosas, en mi caso, pidiendo a alguien que me revise los textos por si hay faltas… Y nadie dice nada.

    Otras, pones algo que no dice nada, que pones ahí pues eso, para salir del paso y tirar un poco, y alguien lo lee, le mueve algo, y comenta.

    Por otro lado, y en mi caso hablo, no he tratado de imponer nada, sencillamente he entrado explicar por qué me opongo a lo que este señor dice y tú has puesto en este blog, no represento a la Iglesia, ni aspiro a ello, soy un católico más, que lee, que tiene una filosofía propia, y que argumenta su postura y el porqué no está de acuerdo con lo que has puesto aquí.

    Ya hablaremos (si quieres) de este tema cara a cara con una cerveza por delante ;P

Deja un comentario