El estrés aumenta el deseo de recompensa pero no el placer, según un estudio

0
804
Traducción de un original de Lisa Bowen en http://www.eurekalert.org/pub_releases/2014-12/apa-smi122314.php

El estudio ayuda a explicar por qué el estrés lleva a atracones y recaídas en drogadicción o ludopatía.

El sentirte estresado puede llevarte a hacer cualquier cosa para satisfacer el antojo por una bebida o unos dulces, pero seguramente no lo disfrutes igual que alguien que no esté estresado y se dé el mismo capricho sólo por placer, según las nuevas investigaciones publicadas por la Asociación de Psicología Americana.

“La mayoría de nosotros ha experimentado estrés, el cual aumenta nuestras ansias de recompensas, tales como una barra de chocolate, y puede hacernos invertir un esfuerzo considerable en obtener el objeto de deseo, como por ejemplo correr a una tienda veinticuatro horas en el medio de la noche”, dice Eva Pool, autora principal y estudiante de doctorado en la Universidad de Geneva. “Pero aunque el estrés aumenta nuestro deseo de recompensas, no eleva necesariamente el placer que experimentamos.”

En un experimento, el estrés llevaba a los amantes del chocolate estresados a realizar un esfuerzo tres veces mayor por oler el dulce que los que no lo estaban, sin embargo ambos grupos reportaron más o menos el mismo nivel de placer cuando disfrutaban del aroma, según el estudio publicado en la Publicación de Psicología Experimental: Aprendizaje y cognición animal de la APA.

Para el experimento reclutaron a 36 estudiantes universitarios, 19 de los cuales eran hombres, que afirmaban que amaban el chocolate. Para inducir el estrés, los investigadores les pidieron a los estudiantes que mantuvieran la mano en agua helada mientras eran observados y grabados. Otro grupo sumergió la mano en agua templada. Diez minutos antes y treinta minutos después de la tarea, los investigadores recogieron muestras de saliva de los participantes para analizar los niveles de cortisol, una hormona involucrada en la respuesta al estrés. Tras el condicionamiento, todos los participantes debían de apretar una empuñadura para tener la posibilidad de oler chocolate cuando veían cierto símbolo. Los investigadores midieron la cantidad de esfuerzo que los participantes invirtieron para tener la oportunidad de poder oler el chocolate y les preguntaron cómo de placentero consideraron el aroma.

“El estrés juega un rol crítico en muchos desórdenes psicológicos, y es uno de los factores más importantes en las recaídas de drogadicción, ludopatía y los atracones”, dijo otro de los autores del estudio, Tobias Brosch, PhD, también de la Universidad de Geneva. “El estrés parece disparar un resorte en nuestro organismo: si una persona estresada encuentra una imagen o sonido asociado con un objeto placentero, este resorte puede llevarles a invertir una cantidad exorbitante de esfuerzo para conseguirlo.”

Investigaciones previas con ratas de laboratorio soportan la idea de que la necesidad y los gustos se basan en dos redes neuronales distintas que pueden ser activadas de manera independiente, según el estudio. “Aunque los descubrimientos con roedores proveen una explicación novedosa para el incremento de búsqueda de recompensas asociado con el estrés, hasta donde sabemos, nunca han sido demostrados en humanos” según el estudio.

Son necesarios más estudios con personas para duplicar los resultados, según los autores, los cuales recomiendan más investigación para explorar el efecto que una vida diaria más intensa tiene en las necesidades y los gustos humanos.

“El estrés aumenta la ‘necesidad’ provocadade dulces recompensas en humanos”, Eva Pool, MS, Tobias Brosch, PhD, Sylvain Delplanque, PHD y David Sander, PhD, de la Universidad de Geneva; Publicación de Psicología Experimental: Aprendizaje y cognición animal, disponible online desde el 22 de diciembre de 2014 en http://www.apa.org/pubs/journals/releases/xan-0000052.pdf.

No hay comentarios

Deja un comentario