Me encanta el terror. Te encanta el terror. Si no te gustase, ni podría imaginarme por qué estás leyendo este artículo en blumhouse.com. A no ser que seas mi madre, a la que no le gusta el terror pero le gusta ver el nombre de su hijo en Internet. ¡Hola, mamá!

El resto de nosotros tenemos que admitir un par de cositas acerca de nuestro amor — es un género rancio. Hay una tremenda falta de novedad en el género ahora mismo. Quizás sea a causa de Netflix, o quizás por que el terror se ha vuelto algo mainstream en los últimos veinte años. Sea por las causas que sea, el género se ha estancado, recayendo una y otra vez sobre las mismas ideas en vez de explorar nuevas. Por eso estoy aquí, pidiendo que, como grupo, intentemos dejar descansar estas cinco cosas. Espero que estéis de acuerdo.

Zombies

zombies

Lo pillo. Los zombies son fáciles, y joder que si venden hoy día. Seguro que si viajaras en el tiempo a 1978 y le contaras a George Romero que una serie de televisión sobre zombies se ha hecho popular, te daría un puñetazo por mentir

Los zombies son divertidos. Son asquerosos y espeluznantes. Lo sé, todos lo sabemos. Son nosotros y nuestro miedo a morir, de dejar de ser lo que somos. Algo como nosotros, pero diferentes. Bostezo. Doble bostezo. Es hora de que los zombies se peguen una siesta. Dale un par de años, quizás un par de décadas. Inventaos una nueva alegoría para los zombies, y podremos volver a disfrutar de los muertos vivientes.

Monstruos amables

monstruosbuenos
¿Recordáis cuando los monstruos eran las cosas que nos acojonaban? Cuando los vampiros eran algo guay, pero no te acercarías a ellos a jugar fútbol porque te iban a chupar hasta la última gota de sangre? ¿Cuando el monstruo de Frankenstein no era un guaperas con un par de cicatrices que luchaba contra otros monstruos para mantenernos a salvo? Echo de menos esos tiempos. ¿Podemos recuperar a esos monstruos que hacían que los críos se measen en los pantalones?

Los 80

losochenta

Me encantó It follows. Me encantó The guest. Creo que Final girls era una idea chula. Estoy cansado de los 80. Si quisiera una banda sonora del estilo de Carpenter, escucharía la música de John Carpenter. Si quisiera una película del estilo de Wes Craven, vería una película de Wes Craven. El género no evolucionará si todo lo que hacemos es rendir homenaje a lo que vino antes. Scream no es una gran película porque copiara a otros slashers, es una gran película porque evoluciona lo que hicieron otras. Necesitamos más evolución y menos repetición.

Los remakes

it

¿De verdad necesitamos un nuevo Halloween? ¿Podemos evitar el traer de nuevo a Jason a la vida? Quizás estos conceptos, estos personajes, funcionaran en su momento, pero ahora no. Quizás vuelvan a funcionar en el futuro, pero ¿no podríamos intentar algo nuevo? O al menos, ¿podríamos rehacer películas que no hubieran sido ejecutadas correctamente ya? El Shocker de Wes Craven sería una película increíble hoy: ¿un asesino capaz de viajar a través de cámaras y vídeos en una época donde todos tenemos cámaras en los teléfonos y nos tiramos el día en YouTube? Me parece una idea brutal. De hecho… es mía. Esa idea es mía. Aléjate de mi idea, Brian Collins, por mucho que escribieras el libro Horror Movie A Day: The book. ¿A quién estoy engañando? Brian ya ha pensado en esta idea. Seguro que se tira más tiempo pensando sobre Shocker que nadie en este mundo.

Vídeos encontrados

pelisencontradas

Sé que es una manera barata de hacer una película, y con tantas películas de miedo hechas con micropresupuestos, entiendo por qué los directores recurren a ella. Hay algunas películas muy buenas basadas en esta idea, pero el concepto se está convirtiendo en más una muleta que una ventaja. El Proyecto de la Bruja de Blair sobresalió porque no había un océano de películas de vídeos encontrados. Lo mismo ocurrió con Paranormal Activity. Hicieron algo que muchas películas de est tipo olvidan – había una razón para que ese vídeo encontrado existiera. Y antes de que lo digas, no, que una persona tenga una cámara de vídeo no es razón suficiente. Si te encontrases en una situación como la que ocurre en Afflicted, ¿seguirías grabándolo todo? Si no hay ninguna razón para que tus personajes graben, no conviertas tu película en otra más de vídeos encontrados.

Para terminar de buenas maneras, me gustaría sugerir algo que las películas de terror deberían hacer – conseguir que los personajes nos importen. No hay nada más terrorífico que ver a un personaje que nos importa en una mala situación. Nos importaba Laurie Strode en Halloween. Nos preocupábamos de verdad por la familia Perron en The Conjuring, y tuvimos miedo por Thomasin en The Witch. No hace falta mucho. Unos simples momentos de humanidad son capaces de crear conexión entre la audiencia y los personajes de la película.

No hay comentarios

Deja un comentario