Graffitis con solera

Para todos los que os quejáis de la juventud de hoy día, no sois los primeros. Para todos los que os dedicáis a hacer pintadas... tampoco sois los primeros.

0
561

Ah, Pompeya. Una ciudad próspera, rica, con toda la infraestructura a la que un gran asentamiento humano de la época podía aspirar. Una ciudad que, hasta ser cubierta por la ceniza del Vesubio, tenía más de once mil habitantes, los cuales disponían de puerto, gymnasium y anfiteatro. Una ciudad, que como tantas otras, estaba cubierta de pintadas.

Muchas de esas pintadas permanecen tan bien preservadas como el resto de la ciudad, y nos ofrecen una visión bastante curiosa sobre la cultura y la sociedad de la época. Y lo que es más, nos hacen ver lo poco que hemos evolucionado desde entonces.

Leed el resto del artículo en Mil Palabras

No hay comentarios

Deja un comentario