Tras años de especulación, un nuevo estudio del Sistema de Monitorizado de Salud Animal del Departamento de Agricultura estadounidense ha descubierto que el consumo de carne roja aumenta de forma alarmante el riesgo de muerte prematura en las vacas.

“Nuestras investigaciones sugieren que con el consumo de carne roja, la vida de la vaca puede ser reducida hasta diez años, quizás más”. Tom Vilsack, el secretario de agricultura dijo en una entrevista con CNN: “Desafortunadamente, en algunos casos, incluso una sola ración diaria de carne roja puede disminuir las oportunidades de una vaca de sobrevivir más allá de la infancia.”

En un tono más positivo, los científicos afirman que otras comidas ricas en proteínas como la leche, el queso o la mantequilla sólo disminuyen la vida de la vaca de 7 a 9 años.

No hay comentarios

Deja un comentario